980x200

Movimiento Campesino de Nicaragua apoya a la Coalición Nacional contra Ortega

NICARAGUA PROTESTAS | 18 de enero de 2020

En la imagen, el líder campesino Medardo Mairena. EFE/Jorge Torres/Archivo

Managua, 18 ene. (EFE).- El Movimiento Campesino de Nicaragua anunció este sábado su apoyo a la Coalición Nacional, creada para sustituir el sistema político establecido por el presiente Daniel Ortega, al que la oposición considera un "dictador".

"Todo intento que se haga de unidad y esa gran coalición, el Movimiento Campesino estará respaldando", dijo el líder de la organización campesina más extensa de Nicaragua, Medardo Mairena, a periodistas.

El apoyo de los campesinos a la Coalición Nacional, formada por múltiples organizaciones y movimientos disidentes, fue anunciado luego de una asamblea que reunió a los líderes rurales de Nicaragua, quienes se oponen al Gobierno de Ortega.

El apoyo a la Coalición Nacional, sin necesariamente unirse, no significa que el Movimiento Campesino será un "espectador", sino que actuará como un agente de lucha unificada, según Mairena.

"Lucharemos juntos con todos, para que podamos todos, en un solo puño, exigir de una vez por todas al régimen que debe sentarse a dialogar con este pueblo, y que debe responder a la justicia, porque es demasiado la sangre derramada, lo que ha provocado, cómo ha incitado al pueblo a la violencia", explicó.

Según el Movimiento, unos 100 campesinos han sido asesinados por las fuerzas estatales desde octubre pasado, los últimos siete u ocho en lo que va de 2020, por no simpatizar con el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Mairena felicitó a la oposición "porque no ha caído en la provocación (armada) del régimen a este pueblo, que lucha con dignidad, porque quiere justicia y tenga paz este país".

Datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) indican que al menos 328 personas han muerto en el marco de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde el levantamiento popular contra Ortega en abril de 2018, aunque organismos locales cuentan hasta 651 y el Gobierno admite 200.

Tanto la CIDH como la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado a Ortega por la violencia en Nicaragua.

Una comisión especial de la OEA ha advertido del rompimiento del orden constitucional en Nicaragua, en medio de un proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana, que podría suspender al país del organismo.

Nicaragua no vivía una crisis similar desde 1980 a 1990, con Ortega también en la Presidencia.

Contenido relacionado

Denuncian redada policial contra opositores en Nicaragua

Managua, 18 ene (EFE).- La organización no gubernamental Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) denunció este sábado una redada de la Policía de Nicaragua contra opositores del Gobierno de Daniel Ortega, que dejó como resultado al menos a cuatro personas arrestadas.

La redada ocurrió en las ciudades de Jinotepe y San Marcos, del departamento de Carazo, ubicado en el litoral Pacífico, a uno 60 kilómetros al sur de Managua, según la denuncia.

Los opositores arrestados en la ciudad de Jinotepe fueron identificados por los denunciantes como Luis Vindel, Walter Jiménez y Léster Silva, mientras que el capturado en San Marcos se llama Jairo Sequeira, de acuerdo con los nombres aportados por los testigos.

"Un grupo de oficiales de la Policía de Ortega ingresaron con lujo de violencia para detenerlo. Los operadores oficiales del régimen mantienen sitiada" su casa", informó la CPDH, sobre el caso específico de Vindel.

Fotografías de la casa de Vindel, que fueron compartidas por la CPDH, muestran la vivienda del opositor con señas de destrucción parcial.

Los familiares, quienes dijeron haber sido "amenazados de muerte" por la Policía si hacían la denuncia, sostuvieron que uno de los agentes dijo: "venimos a capturar a un terrorista".

La palabra "terrorista" es una de las que utiliza el oficialismo para referirse a los opositores.

En Nicaragua hay una estricta prohibición de muestras de rechazo hacia Ortega y su familia, así como a acciones como alzar la bandera del país, entonar el himno nacional, o los colores azul y blanco del pabellón oficial, a pesar de que la medida contradice la Constitución, según los expertos.

Al menos 65 personas permanecen en prisión por participar en protestas contra Ortega, según la Asociación de Familiares de Presos Políticos.

La CPDH ha advertido que la mayoría de los "presos políticos" son acusados de narcotráfico y otros delitos, para negarles cualquier opción de libertad.

Nicaragua atraviesa una grave crisis sociopolítica desde abril de 2018, cuando inició un levantamiento popular contra Ortega, que fue detenido con ataques armados contra ciudades rebeldes y ejecuciones extrajudiciales a opositores, según organismos humanitarios como la CPDH.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado a Ortega por la violencia en Nicaragua.

Dichos organismos cuentan 328 víctimas en 21 meses, las organizaciones locales suman hasta 651, mientras que Ortega admite 200 y dice defenderse de un "golpe de Estado fallido".

USA News