980x200

Trump opta por la contención militar y la presión económica contra Irán

O.MEDIO ESCALADA EEUU | 08 de enero de 2020

Washington, 8 ene (EFE).- El presidente estadounidense, Donald Trump, optó este miércoles por la contención militar en su respuesta a los ataques de Irán contra dos bases en Irak al prometer nuevas y "poderosas" sanciones contra Teherán, a la vez que apuesta por renegociar el pacto nuclear.

"EE.UU. inmediatamente impondrá sanciones adicionales contra el régimen iraní. Estas sanciones poderosas estarán en vigor hasta que Irán cambie su comportamiento", dijo Trump en su declaración a la nación desde la Casa Blanca, rodeado por el alto mando militar, un día después del ataque iraní contra dos bases donde había tropas estadounidenses en Irak.

No están claros los objetivos de estas sanciones económicas, dada la magnitud y amplitud de las que se encuentran ya en vigor tras sucesivas rondas en los últimos dos años, y que han provocado una aguda crisis en Irán.

En su esperado mensaje, el mandatario se mostró más conciliador de lo habitual con la República Islámica, después de la escalada de las tensiones en los últimos días que había hecho temer un conflicto abierto entre Washington y Teherán tras al asesinato del general iraní Qasem Soleimaní en un ataque aéreo estadounidense el 3 de enero cerca del aeropuerto de Bagdad.

Trump describió a Soleimaní como el responsable de algunas de "las mayores atrocidades" en Oriente Medio y de "alimentar sangrientas guerras civiles" en la región, así como de "horrendos" ataques a tropas estadounidenses en Irak.

Irán había prometido venganza y represalias, pero el hecho de que el ataque iraní buscase deliberadamente no causar víctimas, como apuntan los analistas, fue interpretado en EE.UU. como una señal de contención.

El mandatario remarcó que no hubo "bajas mortales", ni de estadounidenses ni de iraquíes, y que los daños materiales fueron "mínimos"

En este sentido, Trump indicó que, tras el lanzamiento de los misiles, "Irán parece estar retirándose, lo cual es algo bueno para todas las partes interesadas y algo muy bueno para el mundo".

Las palabras del mandatario estadounidense coincidieron con el tono expresado por el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, y apuntaron a la voluntad de enfriamiento de la crisis por ambas partes.

"Irán tomó y concluyó medidas proporcionadas en defensa propia. No buscamos la escalada o guerra, pero nos defenderemos ante cualquier agresión", dijo Zarif en su cuenta de Twitter antes de la intervención de Trump en Washington.

El presidente estadounidense hizo, además, un llamamiento a las potencias internacionales, entre las que citó a los aliados europeos, a Rusia y China, para que "rompan con los resquicios" del acuerdo internacional nuclear (JCPOA, por sus siglas en inglés), alcanzado con Irán en 2015.

De ese acuerdo, impulsado por el predecesor de Trump en la Casa Blanca, Barack Obama (2009-2017), y que levantaba las sanciones económicas internacionales a Teherán a cambio de poner freno al programa nuclear iraní, Estados Unidos se salió unilateralmente en 2018.

Trump aprovechó hoy la ocasión para cargar contra Obama, ya que, dijo, los misiles lanzados anoche desde Irán "fueron financiados con fondos hechos disponibles por la anterior Administración", sin ofrecer pruebas al respecto.

"Todos debemos trabajar conjuntamente para hacer un acuerdo con Irán que convierta al mundo en un lugar más seguro y pacífico", afirmó.

Pese a sus reiteradas críticas al multilateralismo, Trump subrayó que "el mundo civilizado debe enviar un mensaje claro y unificado al régimen de Irán: su campaña de terror, muerte y caos no será tolerada más".

Aseguró, por ello, que pedirá a la OTAN "involucrarse mucho más en el proceso de Oriente Medio".

En el final de su declaración, de casi diez minutos y en la que no aceptó preguntas, Trump extendió una rama de olivo a Teherán: "EE.UU. está preparado para abrazar la paz con todos aquellos que la buscan".

Pero, al mismo tiempo, dibujó los límites rotundos de cualquier negociación, al asegurar que mientras sea presidente "a Irán nunca se le permitirá tener un arma nuclear".

Alfonso Fernández

Contenido relacionado

Imágenes por satélite muestran daños a hangares en una base atacada por Irán

Washington, 8 ene (EFE).- Imágenes por satélites muestran daños significativos en edificios de la base aérea Al Asad, en Irak, que alberga a tropas estadounidenses y que fue atacada anoche por Irán, en lo que analistas apuntan que podrían ser hangares y lugares donde se guardaba equipamiento.

En las fotografías, captadas por la empresa estadounidense Planet y proporcionadas a Efe por el Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury (Monterey, California), se aprecia que al menos cinco instalaciones sufrieron daños por el ataque a esa base, situada en la provincia iraquí de Al Anbar, en el oeste del país.

Por el momento, el Pentágono no ha publicado fotografías de los daños en las dos bases en Irak atacadas el martes por la noche por Teherán con más de una decena de misiles balísticos: la de Al Asad y la de Erbil, esta última situada en la región autónoma del Kurdistán iraquí.

El experto del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, David Schmerler, explicó a la emisora pública de radio estadounidense, NPR, que los edificios afectados por el ataque "parece que eran usados para almacenar aviones".

"Hay otras estructuras de la base área que serían exclusivas para personas por lo puede que (los iraníes) intentaron golpear sitios con equipamiento más que con personas", opinó el experto.

En un discurso a la nación, el presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró hoy que no hubo "bajas mortales" y que el daño material fue "mínimo" en los ataques con misiles balísticos contra esas dos bases en territorio iraquí.

"Ningún estadounidense sufrió daños en el ataque de anoche. No hemos sufrido bajas mortales", indicó el mandatario en su alocución desde la Casa Blanca.

El ataque de ayer supone la primera respuesta de Teherán al asesinato del poderoso general iraní Qasem Soleimaní el pasado 3 de enero en una operación estadounidense con un dron cerca del aeropuerto de Bagdad.

Trump descartó el martes que planeara sacar próximamente a las tropas estadounidenses de Irak y se retractó de su amenaza de atacar objetivos culturales iraníes, al comprometerse a "obedecer las leyes" internacionales en ese sentido.

EE.UU. tiene entre 5.000 y 6.000 militares en Irak, según distintas estimaciones, y el asesinato de Soleimaní ha aumentado la presión a favor de una retirada de las tropas internacionales.

USA News