980x200

La cumbre climática apuesta por más ambición pero aparca la regulación de mercados

CUMBRE CLIMA | 15 de diciembre de 2019

La ministra de Medio Ambiente de Chile y presidenta de la COP25, Carolina Schmidt, durante la comparecencia en la Cumbre del Clima de Madrid ( COP25 ) celebrada este domingo en Madrid. EFE/ Zipi

Madrid, 15 dic (EFE).- La cumbre del clima de Madrid ha concluido hoy con una llamada para aumentar la ambición climática en 2020 y cumplir el Acuerdo de París que compromete a los países a evitar que la temperatura del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados.

Sin embargo, la cita no ha logrado un acuerdo para regular los mercados de carbono (previstos en el artículo 6 del Acuerdo de París) y ordenar el comercio de los derechos de emisión en un sistema único para todo el mundo, y se ha pospuesto para la próxima conferencia, que se celebrará en Glasgow.

El acuerdo final ha llegado dos días después de la jornada prevista para el cierre, en un tiempo de descuento que ha convertido la cita de Madrid en la Conferencia del Clima más larga de la historia; había sido la que más deprisa se organizó, porque España montó la cita en apenas un mes, después de la renuncia de Chile por la grave crisis que vive el país.

UN SABOR AGRIDULCE

Decepcionado por el resultado se ha mostrado el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, aunque ha señalado que no se rendirá en la lucha contra la crisis climática; "la comunidad internacional ha perdido una oportunidad importante de mostrar una mayor ambición en mitigación, adaptación y finanzas para afrontar la crisis climática".

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, anfitrión de la cita, se ha sumado a través de las redes sociales al acuerdo de la "complicada" cumbre del clima de Madrid, de la que ha destacado que "se reafirma el valor de la cooperación internacional, de la ciencia y la exigencia de más acción climática y su incidencia social".

La presidenta de la Conferencia y ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, no se ha mostrado satisfecha por el resultado, a pesar de que "hemos puesto corazón y esfuerzo por buscar acuerdos".

Schmidt, en su discurso de despedida, ha lamentado que no se haya podido cerrar el artículo 6 "para implementar un mercado de carbono robusto, con integridad ambiental, enfocado en generar recursos para transitar hacia un desarrollo sustentable, basado en bajas emisiones y resiliente al clima".

En el mismo sentido, la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha expresado el sabor "agridulce" que le deja, por haber logrado un firme compromiso para aumentar la ambición pero no haber sido capaces de cerrar el "Libro de Reglas" del Acuerdo de París con la regulación de los mercados de carbono.

La ministra ha valorado pese a todo que "se ha conseguido el compromiso de reforzar la acción climática a partir de 2020 guiados por la ciencia, que seguramente es la segunda victoria importante que hemos conseguido".

EL FONDO VERDE AMPLÍA SUS OBJETIVOS

El documento final que se ha aprobado, denominado "Chile-Madrid. Tiempo de Actuar", establece que los países deberán presentar en 2020 unos compromisos más ambiciosos de reducción de emisiones (las llamadas Contribuciones Nacionales Determinadas) para hacer frente a la emergencia climática.

El conocimiento científico será, de acuerdo con este texto, el eje principal que debe orientar las decisiones climáticas de los países para aumentar su ambición.

Los participantes han acordado también dar directrices al Fondo Verde de ayuda al desarrollo para que amplíe su ámbito de financiación y que, además de dirigirse a mitigación y adaptación, destine por primera vez recursos para pérdidas y daños que sufren los países más vulnerables a causa del cambio climático.

Aunque se han logrado algunos avances, la futura regulación de los mercados de carbono se ha pospuesto para la próxima Conferencia, ya que no se han logrado salvar los dos escollos principales: uno, el referido a la doble contabilidad que algunos países quieren evitar; y, otro, el relativo a la transición de los remanentes de derechos de emisiones que algunos Estados conservan del Protocolo de Kioto y que pretenden mantener en la transición al Acuerdo de París.

DECEPCIÓN ENTRE LAS ONG

Las organizaciones ecologistas han lamentado la "gran brecha" entre las demandas de la sociedad y la "inacción" demostrada por los gobiernos en las negociaciones de la cumbre del clima de Madrid con una declaración final que "no ha estado a la altura de la urgencia".

Representantes de numerosos movimientos sociales internacionales presentes en el plenario de clausura han manifestado también su "decepción" con el texto adoptado hoy, que en su opinión, sigue sin abordar la justicia social y sin tener en cuenta su voz en la toma de decisiones.

Contenido relacionado

Schmidt: no estamos satisfechos con logros de la COP25 pero lo intentamos

Madrid, 15 dic. (EFE).- La presidenta de la cumbre del clima de Madrid (COP25) y ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, aseguró este domingo que no está satisfecha con sus resultados, a pesar de que "hemos puesto corazón y esfuerzo por buscar acuerdos".

La ministra, en su discurso de clausura de la conferencia, instó a dar "una respuesta más solida, urgente y ambiciosa" para enfrentar la crisis climática.

La cumbre de Madrid, la más larga de la historia de este tipo de eventos y en la que han participado representantes de unos 200 países, se cerró hoy tras aprobar un documento titulado "Chile-Madrid. Tiempo de actuar".

"No estamos satisfechos", se quejó Schmidt, antes de precisar que "queríamos cerrar el Artículo 6 para implementar un mercado de carbono robusto con integridad ambiental, enfocado en generar recursos para transitar hacia un desarrollo sustentable, basado en bajas emisiones y resiliente al clima", algo que no ha sido posible.

"Es triste no haber podido llegar al acuerdo final, estuvimos tan cerca", añadió, aunque existe un avance "concreto que nos hace mirar con esperanza que este mecanismo sólido, se encuentra más cerca".

También dijo que cree que "dejamos como legado un texto ambicioso y ambientalmente sólido que permite generar las bases para un mercado de carbono sin doble contabilidad y entregando recursos para su adaptación".

Los ciudadanos del mundo "nos están pidiendo avanzar más rápido y mejor en materia de finanzas, en adaptación, en mitigación y en generar mejores condiciones de vida para enfrentar el cambio climático", aseguró la ministra chilena.

Por otra parte, la presidenta de la COP25 agradeció "especialmente a España por acoger" el evento, tras renunciar Chile a organizarlo por la crisis social que padece el país andino.

Schmidt destacó igualmente el acuerdo en materia de género aprobado: "un plan de acción para fortalecer el rol y empoderar a las mujeres en sus respectivas comunidades locales, y darles herramientas para enfrentar los efectos del cambio climático a las que son las más vulnerables".

Otro de los temas que destacó y al que Chile otorgó un papel protagonista, son los océanos, "sistemas esenciales de mitigación de efectos del cambio climático y que afectan a la vida de millones de personas".

En la conferencia se impulsó que los países "incluyan a los océanos en sus NDC (compromisos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero)".

No obstante, para Schmidt todo esto "claramente, no es suficiente (...) el mundo nos está mirando y los acuerdos alcanzados por las partes no son suficientes para abordar con sentido de urgencia la crisis del cambio climático", ya que "aún no existen los consensos para aumentar la ambición en los niveles que necesitamos".

Schmidt finalizó su comparecencia con un llamamiento al mundo: "fortalecer la acción política y acelerar la acción climática" y ofrecer la respuesta "más sólida, urgente y ambiciosa" que están reclamando las nuevas generaciones.

Brasil, a punto de bloquear la cumbre al negarse a reconocer el papel de los océanos

Madrid, 15 dic (EFE).- Brasil ha estado a punto de bloquear el acuerdo principal de la cumbre del clima de Madrid al negarse a reconocer inicialmente el papel que los océanos y el uso de la tierra desempeñan en el cambio climático.

La presidenta de la cumbre, la ministra chilena Carolina Schmidt, ha sometido esta mañana a votación el acuerdo político y principal de la Conferencia y, de hecho, había llegado a darlo por aprobado con el tradicional "mazazo".

Pero segundos después, los representantes de varias delegaciones pidieron la palabra para mostrar algunas objeciones; Suiza lo hizo por no haber conocido con antelación el acuerdo; y Egipto y Malasia expresaron las dificultades para acceder a esos documentos en la web de la Convención.

Y posteriormente, Brasil tomó la palabra para expresar sus reticencias a aprobar un texto en el que se incluían referencias expresas en dos párrafos (los 30 y 31 del Acuerdo) al papel de los océanos y del uso de la tierra (plasmado en varios informes científicos durante los últimos meses) en el clima global.

La intervención del representante brasileño provocó una cascada de declaraciones de rechazo y de reivindicación de la importancia de los océanos y de la tierra en el clima.

Intervinieron contra la propuesta de Brasil de eliminar esos párrafos los representantes de Indonesia, Costa Rica, Tuvalu, Belice, Australia, Nueva Zelanda, Islas Marshall, la UE, Egipto, Canadá, Argentina, Bután, Suiza o Rusia, quienes pidieron a la delegación brasileña que renunciara a esa petición para no bloquear el acuerdo.

Entre los países que tomaron la palabra para defender ese papel de los océanos y de la tierra figuró España, y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, incidió en la relevancia de mantener esos párrafos y el mensaje al mundo de la importancia que tienen los océanos.

La presidenta de la COP pidió en dos ocasiones a la delegación brasileña que no bloqueara el acuerdo con su posición; "se trata de algo muy importante y les agradecería que nos permitieran aprobar ese documento", aseveró.

En una primera intervención, el representante brasileño dijo que no podían aceptar esos párrafos porque "socavan" el equilibrio del resto del texto, que su juicio es "muy valioso".

Pero ante la insistencia de la presidenta chilena, Brasil cambió de actitud y comunicó formalmente que aceptaba el Acuerdo en su integridad, lo que fue recibido por un aplauso en el plenario.

Antes de su intervención, el representante de Tuvalu había hecho una muy sentida intervención al recordar que ésta quería ser la "COP Azul" o "cumbre de los océanos" y que incluir estas referencias era una muestra de respeto hacia la Presidencia chilena.

Llamó también la atención la intervención del representante de Suiza, quien tras observar que su país no tiene litoral oceánico, sí observó que esos dos párrafos debían figurar en el Acuerdo.

USA News