980x200

La muerte de un joven víctima de la violencia policial en una protesta conmociona a Colombia

COLOMBIA PROTESTAS | 26 de noviembre de 2019

El joven Dilan Cruz, de 18 años de edad, murió este lunes en el Hospital San Ignacio de Bogotá, dos días después de resultar gravemente herido en la cabeza por una bomba aturdidora disparada por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de la Policía durante las protestas contra el Gobierno. EFE/ Juan Zarama Perini

Bogotá, 25 nov (EFE).- La muerte del estudiante Dilan Cruz, de 18 años, herido el sábado por la Policía durante una manifestación pacífica en Bogotá, conmocionó al país este lunes en el quinto día de las protestas contra el presidente Iván Duque.

Cruz falleció esta noche en el Hospital San Ignacio, en el barrio de Chapinero, donde había sido ingresado el sábado pasado por la tarde luego de que una bomba aturdidora disparada por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía lo hiriera de gravedad en la cabeza cuando se encontraba en la céntrica Avenida 19.

"Con pesar informarnos que, no obstante la atención brindada durante estos días en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos, Dilan Cruz, en razón a su estado clínico, acaba de fallecer. Nuestros sentimientos solidarios de pésame a su familia y personas cercanas a él", afirmó el hospital en un comunicado.

Cruz se convierte así en la primera víctima mortal de la violencia policial en el país desde que se iniciaron las protestas y se suma a otras tres personas que murieron en disturbios el pasado jueves en las ciudades de Buenaventura y Candelaria, en el departamento del Valle del Cauca (suroeste).

Desde el jueves pasado, decenas de miles de colombianos asisten a diario a manifestaciones inicialmente convocadas por centrales obreras y movimientos sociales contra posibles reformas laboral, de pensiones y tributaria del Gobierno, entre otras causas.

HOMENAJE PÓSTUMO

Después de conocerse la muerte de Dilan Cruz, quien hoy debería haber recibido el grado de bachiller del Colegio Ricaurte, en el sur de Bogotá, a las inmediaciones del Hospital San Ignacio llegaron decenas de ciudadanos para rechazar la violencia policial y exigir justicia.

Con una pancarta en la que se leía "Esmad asesino" y cacerolas en mano, los ciudadanos bloquearon la Carrera Séptima acostándose en el piso y haciendo un minuto de silencio como homenaje a la víctima.

Las redes sociales se incendiaron con mensajes de apoyo a su familia y en rechazo a los ataques del Esmad contra la protesta pacífica con tendencias como "Dilan", "Lo mataron", "Asesino", "El 26N el paro sigue", "Desmonte del Esmad ya" y "Ni perdón ni olvido".

La Defensoría del Pueblo se sumó a las voces de condolencias y en su cuenta de Twitter lamentó "profundamente la muerte del joven Dilan Cruz. Por su memoria, que sea la última persona que muera en estas circunstancias".

"Lamentamos profundamente la muerte del joven Dilan Cruz. Expresamos nuestras sinceras condolencias a su mamá, su abuelo y sus dos hermanas. Reitero mi solidaridad con esta familia", escribió por su parte Duque en la misma red social, mensaje que fue contestado con numerosos reproches y condenas a su Gobierno.

DIÁLOGOS EN SUSPENSO

El mandatario convocó esta tarde a los sindicatos que organizaron las protestas contra su Gobierno a una reunión que tendrá lugar mañana, lo que el país esperaba desde el primer día de las manifestaciones, aunque tras la muerte de Dilan Cruz este encuentro está en duda.

El anuncio de la reunión lo hizo la ministra de Trabajo, Alicia Arango, quien dijo a periodistas que "mañana se reunirá el presidente con los representantes del paro nacional en una primera reunión" que tendrá lugar en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

"Después llegarán otros sectores a reunirse también para expresar cualquier otra inquietud que tienen sobre el cambio que ellos quieren que Colombia haga", añadió la ministra.

UNA JORNADA EMPAÑADA

Las concentraciones de este lunes transcurrieron en absoluta calma y con música en una tarde marcada por la diversidad de los participantes entre los que había grupos de feministas, cristianos, estudiantes, jubilados y de la comunidad LGBTI.

"Consideramos que no tenemos que permanecer en silencio ante las injusticias, las reformas pensionales, laborales y fiscales que va a adelantar el Gobierno, y el retroceso de garantías sociales y derechos humanos que plantea este Gobierno para los colombianos", dijo a Efe Estela Colmenares, una de las manifestantes.

Entre la multitud sobresalió un grupo de mujeres de la Iglesia Cristiana Evangélica que llevaban carteles con mensajes como "A Jesús también le duele la injusticia", "El señor le da fuerza a su pueblo, el señor lo bendice con paz" o "No podemos tener una relación con Jesucristo ignorando la injusticia de este mundo".

En Bogotá el sitio de concentración fue el Parque Nacional, donde decenas de miles de personas entonaron cánticos y luego continuaron hacia el Hospital San Ignacio para expresar su apoyo a Dilan, convertido en un símbolo de resistencia para los manifestantes.

USA News