980x200

El bloque prodemócrata obtiene un triunfo abrumador en las elecciones de Hong Kong

HONG KONG ELECCIONES TRIUNFO | 25 de noviembre de 2019

Hong Kong, 25 nov (EFE).- El bloque prodemócrata arrasó en las elecciones locales de Hong Kong, al lograr 388 del total de 452 concejales de distrito en disputa, un triunfo abrumador que refleja un amplio respaldo social al movimiento detrás de las protestas de los últimos meses en esta ciudad china bajo administración especial.

El bando alineado con Pekín sufrió un fuerte batacazo al quedarse con solo 59 concejales, frente a los casi 300 que tenía, mientras que los independientes lograron 5 escaños en los comicios, con una participación récord del 71,2 %.

"El bando demócrata y sus aliados han ganado. Espero que la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, haya recibido el mismo mensaje, porque esos votos son la voz del pueblo de Hong Kong", aseguró uno de los líderes del Partido Demócrata, el abogado Fed Li, a la prensa.

Según Li, el resultado electoral muestra que el Gobierno debería tomarse en serio las cinco demandas de los manifestantes -que incluyen el sufragio universal o la libertad de los detenidos en las manifestaciones-, y en particular, la investigación independiente sobre la violencia policial en los casi seis meses de protestas.

Lam admitió que el resultado refleja "la decepción de los votantes" y prometió que el Gobierno "escuchará humildemente las opiniones de la gente y reflexionará con seriedad", en un comunicado.

Pero la jefa del Ejecutivo hongkonés, alineada con los partidos pro-chinos, no se pronunció sobre la posibilidad de dimitir, algo que sí se debatió en el DAB, el principal partido pro-establishment, afín a Pekín, que sufrió un "duro revés" en las urnas, según reconoció su presidenta, Starry Lee.

Lee ofreció hoy su renuncia como líder de la formación -que solo logró 21 concejales entre los 181 candidatos que presentó-, pero el comité central la desestimó al considerar que la derrota en los comicios es un "fracaso colectivo".

Sin embargo, aunque la diferencia en cuanto a concejales entre los dos bandos es notable, la distancia se recorta en número de votos: el movimiento prodemocrático recabó 1,67 millones de votos, un 57 %; mientras que los candidatos oficialistas lograron 1,2 millones de apoyos, el 41 %.

Según estos resultados, los prodemócratas controlarán a partir de ahora 17 de los 18 distritos en los que se divide Hong Kong, cuando antes todos estaban dominados por políticos oficialistas.

El puesto de concejal tiene escasa relevancia política, al ceñirse a aspectos de la comunidad, pero estos comicios, concebidos como un plebiscito, tienen un significado trascendental al producirse en medio de las protestas que arrancaron en junio.

Entre los candidatos que han vencido destacan varios líderes que movilizaron las protestas y al menos nueve de ellos sufrieron ataques violentos del bando contrario durante estos meses de tensión social, como Jimmy Sham o Andrew Chin.

Sham es coordinador del Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF), que organizó las mayores manifestaciones de la historia de Hong Kong del pasado junio, y fue atacado en dos ocasiones: en agosto, cuando salió ileso tras ser agredido por dos encapuchados con un cuchillo y un bate de béisbol; y en octubre, cuando acabó hospitalizado tras ser brutalmente apaleado con martillos por cuatro hombres.

Tras conocer su triunfo en el distrito Lek Yuen, Sham destacó que las elecciones fueron "un referéndum" que refleja la opinión pública y su resultado es "un triunfo para todo Hong Kong", no para él.

No revalidó su asiento de concejal prochino Junius Ho, el candidato más odiado por los manifestantes, que lo acusan de estar vinculado a mafias locales que lanzaron ataques indiscriminadamente en las estaciones del metro de zonas turísticas para sembrar el caos durante las protestas.

Junius también fue atacado a principios de noviembre por un supuesto simpatizante que se le acercó para hacerse una foto y aprovechó para apuñalarle con un arma blanca.

La holgada mayoría de los demócratas, que ha superado las expectativas, también es importante porque implica que se pueden asegurar una amplia representación en el comité de 1.200 miembros que elegirá en 2020 al próximo jefe del Ejecutivo de Hong Kong, tradicionalmente dominado por los aliados de Pekín.

De los 1.200 miembros de ese comité, con representantes de diferentes sectores sociales, 117 son concejales de distrito, una cuota que estará controlada por los demócratas, que defienden el sufragio universal directo para elegir ese cargo.

Las elecciones se celebraron en un ambiente de calma, sin altercados importantes, lo que se tradujo en una afluencia masiva de votantes a las urnas, casi 3 millones de personas en una ciudad de 7,5 millones de habitantes.

Debido a los episodios violentos de las últimas semanas, por primera vez las urnas estuvieron custodiadas por agentes antidisturbios y más de 30.000 efectivos policiales estaban de servicio.

En total se habían registrado para votar 4,1 millones de personas, casi un millón más que los ciudadanos inscritos para participar en las elecciones locales de 2015, la mayoría nuevos votantes de entre 18 y 20 años.

Sara Gómez Armas

Contenido relacionado

La jefa del Gobierno admite que el resultado en Hong Kong muestra el descontento

Hong Kong, 25 nov (EFE).- La jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, admitió hoy que los resultados de las elecciones del domingo, que dan una victoria aplastante al bloque prodemocrático, "muestran la decepción de los votantes" con la situación de la ciudad, que ha vivido masivas protestas durante casi seis meses.

En un comunicado, Lam apuntó que el gobierno respeta el resultado de las elecciones locales y que "escuchará humildemente las opiniones de la gente y reflexionará con seriedad" sobre los problemas de la ciudad china bajo administración especial.

Al cierre del escrutinio este lunes, los partidos alineados con Pekín, a los que Lam está vinculada, solo consiguieron 59 concejales de distrito, según el resultado provisional, frente a los casi 300 que tenían antes.

Los comicios registraron una afluencia masiva con una participación récord del 71,2 %, casi tres millones de votantes en una ciudad de unos 7,5 millones de habitantes.

"El Gobierno fortalecerá la cooperación con los concejales para resolver los problemas de los distritos que preocupan a la gente", señaló Lam sobre los nuevos cargos electos que asumirán el 1 de enero de 2020.

Los partidos prodemocráticos lograron una aplastante victoria de 388 concejales de distrito de un total de 452, un indicativo del descontento de la sociedad hongkonesa con el desempeño de la administración de Lam, que por el momento no se ha pronunciado sobre la posibilidad de dimitir.

Millones de manifestantes se lanzaron a las calles en junio para protestar contra un proyecto de extradición a China, anulado meses después, aunque las manifestaciones pronto sumaron nuevas demandas que incluyen el sufragio universal y mayor autonomía, aumentando la presión sobre Lam.

La mayoría de los prodemócratas implica que controlarán además los 117 asientos de concejales de distrito que se incluyen entre los 1.200 miembros del comité que elegirá en 2020 al próximo jefe del Ejecutivo de Hong Kong, tradicionalmente dominado por los aliados de Pekín.

Las elecciones se celebraron en un ambiente de calma, sin altercados importantes. Por primera vez en la historia las urnas estuvieron custodiadas por agentes antidisturbios, con más de 30.000 efectivos de servicio.

El triunfo electoral prodemócrata no apaga las protestas en Hong Kong

Hong Kong, 25 nov (EFE).- Pese a haber conseguido una victoria aplastante en las elecciones locales, el movimiento prodemocrático de Hong Kong volvió hoy de nuevo a las calles para clamar por una mayor libertad, lejos de la alargada sombra de China.

Las protestas retomaron hoy su carácter "pacífico y racional" frente a la violencia de las últimas semanas. Los manifestantes entonaron su particular himno, alzaron su bandera negra y reivindicaron a gritos sus ya clásicas "Cinco demandas, ni una menos".

"No nos vamos a rendir y los nuevos concejales electos seguiremos al lado de nuestra gente. Exigimos al gobierno de Hong Kong que deje los abusos y garantice los derechos humanos", declaró Michael Mo, en una concentración del movimiento prodemocrático en el Parque Centenial, encabezada por una docena de activistas electos en los comicios del domingo.

Mo es uno de 388 candidatos prodemocráticos que ha ganado un puesto como concejal de distrito, frente a los 59 de los prochinos, resultado que confirma un fuerte respaldo social a las demandas de los grupos que están detrás de las manifestaciones que arrancaron en junio.

"Las elecciones han demostrado que una mayoría de hongkoneses quieren el fin del gobierno y democracia plena. Es importante que sigamos en las calles expresando nuestras demandas", señaló Alex, un manifestante de 23 años.

Las decenas de personas que se reunieron en esa concentración alrededor de las 16.00 hora local (08.00 GMT) se convirtieron en miles cuatro horas después, cuando los manifestantes marcharon a la cercana Universidad Politécnica (PolyU), al cumplirse nueve días del asedio policial que mantiene encerrados todavía a alrededor de una veintena de estudiantes.

"Abrid la universidad" y "Liberadlos" fueron las consignas que más se escucharon, junto con otras más hostiles como "Policía, perros corruptos", ya que una de las principales exigencias de los manifestantes es que se lleve a cabo una investigación independiente sobre la "brutalidad policial".

"La Policía invadió nuestra universidad; debería ser un lugar para aprender y formarse, no un lugar para que esté asediado por ninguna fuerza, especialmente cuando dentro hay estudiantes que luchan con pasión por la justicia social", opinó Jason, de 22 años.

Hace dos fines de semana, miles de activistas se atrincheraron en el campus de la PolyU -pertrechados con cócteles molotov, flechas y ladrillos- para defender las universidades, la cuna intelectual de las protestas, lo que provocó una contundente respuesta policial y el cerco del edificio.

El pasado lunes se desató una batalla campal de quince horas que acabó con unos mil detenidos y varios heridos, aunque un centenar aguantó amotinado en el edificio, de los que ahora solo quedan unos veinte o treinta, después de que varios salieran en la última semana agotados física y psicológicamente.

"Estamos aquí para proteger a nuestros estudiantes, para reclamar que salgan y estén a salvo. Esto es muy triste, no sé por qué el gobierno nos hace esto", lamentó Dorothy, una mujer de 45 años, preocupada por la desesperación que se ha adueñado de los jóvenes que resisten escondidos dentro de la universidad.

Esta mañana desertaron tres nuevos estudiantes, que dieron cuenta de la situación extrema que se vive dentro, donde varios se han autolesionado y la opción del suicidio se ha convertido en el tema de conversación central, según su relato.

Por ello, cinco de los líderes del movimiento prodemocrático que salieron elegidos concejales en los comicios (Jimmy Sham, Roy Kwong, Gary Fan, Cheng Tat-hung y Chau Yin-ming) negociaron con la policía para que se les permitiera acceder a la universidad y mediar en la salida de los estudiantes amotinados, que temen ser detenidos y agredidos.

El intento tuvo éxito: lograron el acceso y dos horas después el jefe de la policía anunció que los agentes entrarían para sacar los estudiantes por las buenas, sin detenerlos, además de llevar equipos médicos para los que necesiten atención sanitaria.

La llegada de las ambulancias se vio como otro triunfo de los manifestantes y, cuando se abrió el cordón policial para que pasaran, todos aplaudieron y se emocionaron.

Horas después nadie había salido aún de la universidad, pero uno de los concejales electos emitió en directo desde sus redes sociales un comunicado leído por dos de los cabecillas de los estudiantes amotinados, con las caras cubiertas.

"Sabemos que hay protestas fuera para apoyarnos. Sabemos que todo el mundo quiere rescatarnos y estamos muy agradecidos por eso", afirmaron, aunque pidieron calma y tiempo para decidir si aceptaban la oferta de los policías, de quienes no se fían.

"No queremos que se repita la tragedia del día 18 y acabar como nuestros compañeros, que fueron arrestados y heridos", sentenciaron.

Mientras meditan su decisión, más activistas y simpatizantes democráticos se acercaban a la PolyU para mostrar su apoyo a los estudiantes y lanzar al gobierno el mensaje de que la llama de las protestas sigue viva.

Sara Gómez Armas

USA News