980x200

La Policía Boliviana niega que haya una orden para detener a Evo Morales

BOLIVIA EVO MORALES | 11 de noviembre de 2019

El presidente de Bolivia, Evo Morales, habla durante una breve comparecencia en la mañana de este domingo, en el hangar presidencial de El Alto (Bolivia). EFE

La Paz, 10 nov (EFE).- La Policía Boliviana negó este domingo que exista una orden de detención en contra de Evo Morales, quien anunció su renuncia a la presidencia de su país, como lo había denunciado él mismo en Twitter.

"Quiero hacer conocer a la población boliviana que no existe orden de aprehensión alguna contra funcionarios del Estado como Evo Morales y los ministros de su gabinete", dijo al canal privado Unitel el comandante nacional de la Policía, Yuri Calderón.

Calderón aclaró que es la Fiscalía y no la Policía la entidad que emite las órdenes de aprehensión.

El jefe policial aseguró que "la orden ha sido emitida para los presidentes de tribunales departamentales electorales y los vocales departamentales de las cortes electorales".

También se ordenó aprehender a María Eugenia Choque, hasta hoy presidenta del Tribunal Supremo Electoral, y Antonio Costas, quien renunció a la vicepresidencia del organismo electoral poco antes de que termine el escrutinio de las elecciones del 20 de octubre y en medio de protestas por un fraude para la reelección de Evo Morales.

Hasta el momento se han ejecutado 25 órdenes de aprehensión en contra de presidentes y vocales de los diferentes tribunales electorales departamentales, precisó Calderón.

Evo Morales denunció este domingo, tras anunciar su renuncia como presidente de Bolivia, que corre el riesgo de ser detenido ilegalmente y que grupos violentos asaltaron su domicilio.

"Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho", escribió Evo Morales en Twitter.

Morales renunció de palabra, pero hasta el momento no se ha conocido ninguna carta suya, ni de su vicepresidente, Álvaro García Linera, en ese sentido.

El mandatario había anunciado por la mañana su decisión de convocar a nuevas elecciones, tras más de dos semanas de movilizaciones ciudadanas en contra de lo que la oposición consideraba un fraude electoral y de enfrentamientos entre sus detractores y partidarios, además de motines policiales en los dos últimos días.

Horas antes un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtió de graves irregularidades en los últimos comicios generales celebrados en Bolivia.

Los movimientos ciudadanos contrarios a Morales decidieron mantenerse movilizados pese a su anunciada renuncia porque temen que ocurra lo mismo que en Venezuela en 2002, cuando el entonces presidente Hugo Chávez fue derrocado y retomó el poder en 48 horas.

Tras la renuncia de Morales salieron grupos vandálicos a incendiar, apedrear y saquear casas y comercios en ciudades como La Paz y El Alto.

En La Paz han acusado a grupos afines a Morales por el vandalismo, que se ha centrado en la zona sur, que en las últimas semanas fue donde más se sintió la protesta ciudadana en contra de su reelección.

Varios espacios del servicio municipal de transporte en distintos puntos del sur paceño han sido atacados por turbas que incendiaron los autobuses conocidos como PumaKatari, y defendidos por los chóferes sindicalizados afines a Morales.

El exDefensor del Pueblo Waldo Albarracín, crítico del Gobierno de Morales, mostró en Twitter una fotografía de su casa en llamas.

Yuri Calderón aseguró que el cuerpo que dirige "ha desplegado a todo su efectivo policial para controlar esta situación caótica" en La Paz y que se han pedido refuerzos a otras regiones bolivianas.

Contenido relacionado

Evo Morales denuncia que teme ser aprehendido de forma "ilegal"

La Paz, 10 nov (EFE).- Evo Morales denunció este domingo, tras anunciar su renuncia como presidente de Bolivia, que corre el riesgo de ser detenido ilegalmente y que grupos violentos asaltaron su domicilio.

"Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho", escribió Evo Morales en Twitter.

El mensaje fue publicado después de que el líder cívico Luis Fernando Camacho asegura igualmente en redes sociales que existía una orden para detener a Morales.

"Confirmado!! orden de aprehensión para Evo Morales!! La policía y los militares están buscándolo en el Chapare, lugar que se escondió", dijo Camacho en referencia a la zona del centro de Bolivia donde se supone que puede encontrarse.

"Los militares le quitaron el avión presidencial y está escondido en el Chapare, van por él!", añadió.

La Policía Bolivia no ha informado al respecto, ni tampoco otra fuente oficial del país, en el que se ha generado un vacío de poder tras renunciar también la mayor parte del Gobierno y quienes constitucionalmente podrían suceder al presidente, como el vicepresidente y los jefes de las cámaras de Diputados y Senadores.

Medios de Cochabamba como los diarios Los Tiempos y Opinión difundieron imágenes del saqueo de una vivienda de Morales en esta ciudad, capital de la región del mismo nombre y a la que pertenece el Chapare, una zona de la que surgió Evo Morales como sindicalista colalero antes de llegar al poder.

Varias de las principales ciudades de Bolivia, como la propia Cochabamba, La Paz y El Alto, registran esta noche hora local una ola de saqueos, incendios y otros disturbios, mientras los ciudadanos piden ayuda a la Policía y a las Fuerzas Armadas.

Muchas unidades de Policía se habían retirado de las calles para amotinarse en las comisarías y las Fuerzas Armadas han reiterado en las últimas horas que cumplirán su papel constitucional sin intervenir en contra del pueblo.

Morales anunció su renuncia tras casi catorce años en el poder después de que se fueran sucediendo las dimisiones de cargos oficialistas como ministros, parlamentarios o gobernadores.

El hasta ahora presidente había aceptado nuevas elecciones después de que un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) así lo propusiera tras detectar graves irregularidades en los comicios del pasado 20 de octubre, en los que fue proclamado vencedor para un cuarto mandato consecutivo entre denuncias de fraude.

Los líderes opositores y cívicos, los propios mandos de la Policía y de los militares le instaron a renunciar en medio de una creciente tensión en el país, en el que desde los pasados comicios murieron tres personas y más de cuatrocientas resultaron heridas en choques entre afines y detractores de Morales.

¿A quién le corresponde asumir el mando tras las dimisiones en Bolivia?

La Paz, 10 nov (EFE).- La respuesta al vacío de poder en el que ha quedado Bolivia tras la anunciada renuncia del presidente Evo Morales, y de las autoridades que podrían sucederle constitucionalmente, está en manos de la Asamblea Legislativa y tendrá que pasar por un acuerdo político.

Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, anunciaron la tarde del domingo que renunciaban a sus cargos en un video transmitido por el canal estatal, sin que hasta el momento se hayan hecho públicas las respectivas cartas de dimisión.

También han renunciado los presidentes del Senado, Adriana Salvatierra, y de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, ambos oficialistas, y los siguientes en la línea de sucesión constitucional.

LO QUE PASÓ EN 2005

Un antecedente de una situación similar en Bolivia se produjo en 2005, cuando el entonces presidente Carlos Mesa renunció asediado por conflictos sociales.

Mesa había asumido la Presidencia del país en 2003 tras la dimisión de Gonzalo Sánchez de Lozada en el llamado "octubre negro", una revuelta social en contra de la decisión gubernamental de exportar gas boliviano a Estados Unidos a través de un puerto chileno.

En medio de la crisis de 2005, renunciaron a su derecho constitucional a suceder a Mesa los entonces presidentes del Senado, Hormando Vaca Díez, y de la Cámara de Diputados, Mario Cossío, al no haber un vicepresidente que pudiera asumir en reemplazo del entonces gobernante.

Asumió la Presidencia el titular de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé, en junio de ese año para convocar en diciembre a las primeras elecciones generales que ganó Evo Morales.

Esa figura estaba permitida en la Constitución que rigió hasta antes de 2009, pero la Carta Magna promulgada ese año por Morales no la contempla, explicó a Efe el abogado constitucionalista Gonzalo Hidalgo.

¿QUÉ DICE LA NUEVA CONSTITUCIÓN?

El artículo 169 de la nueva Constitución boliviana establece la misma línea de sucesión en caso de la renuncia del presidente, vicepresidente, del presidente del Senado hasta el de la Cámara baja.

"En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días", indica ese artículo.

"En caso de ausencia temporal, asumirá la Presidencia del Estado quien ejerza la Vicepresidencia, por un periodo que no podrá exceder los noventa días", agrega.

Para Hidalgo, lo más importante ahora es tener una sensatez constitucional, no alejarnos de los principios establecidos en la Constitución.

Por ello, lo que se debe hacer ahora es "esperar primero la aceptación de la carta de renuncia del presidente" en la Asamblea Legislativa, que deberá analizarla en una sesión.

Hasta el momento no se conoce una renuncia escrita de Morales ni de García Linera.

POSIBLES SALIDAS

Ante la ausencia de los titulares del Senado y de Diputados, el experto consideró que la Comisión Mixta de Constitución de ambas cámaras debe llamar a una reunión de emergencia y "conseguir cómo van a señalar ahora una estructura de dirección de la Asamblea Legislativa", en ausencia incluso del vicepresidente.

En el Legislativo tiene la mayoría el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS).

El constitucionalista consideró importante que en las próximas horas pueda darse un acuerdo político porque, si bien ambas cámaras están sin presidentes, "sí hay una representación política soberana a través de los asambleístas, ellos tienen que tomar una decisión responsable, una decisión constitucional".

"Va a ser muy importante la responsabilidad que asuman los políticos en la Asamblea Legislativa hasta llegar a un consenso y dar una salida constitucional", agregó.

BOLIVIA SIN MANDO

Al comienzo de la jornada, Morales había anunciado nuevas elecciones, después de que horas antes un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtiera de graves irregularidades en los comicios generales del pasado 20 de octubre.

Tras una serie de renuncias de parlamentarios y ministros, Morales finalmente emitió un video en el que él y García Linera anunciaban su dimisión, reiterando sus denuncias de un "golpe de Estado" en su contra.

En el video, el mandatario consideró que la OEA tomó una decisión "política" y no técnica.

Cuando parecía que la dimisión de ambos podría poner fin a la crisis desatada desde que al día siguiente de la votación comenzaran las sospechas de fraude, los sectores movilizados en contra de Morales resolvieron mantenerse en alerta, en tanto que grupos afines al MAS causan zozobra en ciudades como La Paz y El Alto.

USA News