980x200

RCEP, un megatratado de libre comercio frente a los aranceles de EEUU

ASEAN CUMBRE CLAVES | 01 de noviembre de 2019

Los mandatarios de los naciones de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y sus socios inician este sábado una reunión en Bangkok, marcada por las tensiones entre EEUU y China, . (Tailandia) EFE/EPA/NYEIN CHAN NAING

Bangkok, 1 nov (EFE).- En un contexto económico de incertidumbre y proteccionismo, 16 naciones de Asia y Oceanía esperan finalizar en Bangkok las negociaciones de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), un tratado de libre comercio que crearía la alianza económica más grande del mundo.

Los mandatarios de Australia, China, Corea del Sur, Japón, India, Nueva Zelanda y los diez miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) -Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam- tienen programada el próximo lunes una reunión para finiquitar este colosal pacto que aunaría cerca de un tercio del PIB mundial.

Los líderes coincidirán en la cumbre del bloque del Sudeste Asiático, que arrancó este jueves en Bangkok con reuniones de altos funcionarios y a las que se sumarán entre el sábado y el lunes los presidentes y primeros ministros.

Hasta el momento están completadas las negociaciones de 16 de los 20 capítulos del acuerdo comercial, apuntó en octubre Jurin Laksanawisit, ministro de Comercio de Tailandia, país que este año alberga la presidencia del foro regional de la ASEAN.

Los líderes políticos renovaron a mediados de año su compromiso de acabar para noviembre el enorme acuerdo, que después deberá ser ratificado por sus respectivos parlamentos.

La ausencia del presidente estadounidense, Donald Trump, es la ausencia más destacada en el foro regional de Sudeste Asiático.

UN MERCADO DEL 47% DE LA POBLACIÓN MUNDIAL

El RCEP, cuyas negociaciones se iniciaron de manera formal en la cumbre de la ASEAN de 2012 celebrada en Camboya, engloba una población de 3.400 millones de personas -el 47 % de la población mundial- y un Producto Interior Bruto de 22,6 billones de dólares (20,6 billones de euros) -o el 32,2 % del PIB mundial-.

Además de aglutinar el 29 % del actual comercio mundial y el 32,5 % de la inversión mundial.

Con economías con un sólido crecimiento, donde destacan la china y la india, el grupo alcanzaría los 100 billones de dólares (90 billones de euros) para 2050, conforme a la estimación de la consultora británica PricewaterhaouseCoopers.

De prosperar el acuerdo, que deberá ser ratificado en 2020 por los parlamentos de los diferentes países, eliminará tarifas aduaneras a más del 90 por ciento de los bienes comerciados entre los socios.

El pacto también cubre el comercio de bienes y servicios, inversiones, intercambio de propiedad intelectual, así como mecanismos para resolver las posibles disputas que surjan.

El mayor de los desafíos, apunta el economista tailandés Piti Sangam, de la universidad de Chulalornkong, será ver cómo se implementa el tratado en los diferentes países dada la diferencia en desarrollo económico y sociocultural entre naciones tan dispares como, por ejemplo, Laos y Australia.

UNA NEGOCIACIÓN SIN FIN

A pesar de los grandes datos que presenta el megatratado, las negociaciones han sido lentas y complicadas y desde hace ya cinco años las dirigentes políticos de las naciones implicadas aseguran reiteradamente estar cerca de alcanzar un acuerdo, para al final postergarlo al año siguiente.

Entre los obstáculos que han impedido el avance, se encuentran los temores del Gobierno indio a que el RCEP acabe dañando la manufactura local e India se vea inundada por productos fabricados en China.

Pekín sugirió, a fin de avanzar con el acuerdo, dejar que India se asocie en una etapa posterior del RCEP, una opción que descarta el economista tailandés ya que entonces el pacto quedaría notablemente mermado.

Australia y Nueva Zelanda, además, han expresado sus preocupaciones por la falta de regulación y derechos de los trabajadores y las débiles leyes de protección medioambiental en algunos de los países.

Las crecientes tensiones comerciales entre Japón y Corea del Sur, también podrían ser un factor que haga descarrilar el RCEP, que además carece de disposiciones para la liberalización de empresas estatales.

CHINA VS EEUU

La Asociación Económica Integral Regional surgió como la respuesta de Pekín al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), amparado por Washington y cuyas negociaciones se completaron en octubre de 2015.

La llegada de Trump a la Casa Blanca, el 20 de enero de 2017, supuso un cambio hacia el proteccionismo en la política económica de EEUU y cuatro días después de entrar al Despacho Oval firmó la orden para retirar al país norteamericano del TPP.

En el actual contexto de incertidumbre en la economía global marcado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Pekín intenta ocupar el hueco dejado por Washington y se ha erigido como uno de los más firmes defensores del multilateralismo económico.

Noel Caballero

Contenido relacionado

La ASEAN y sus socios ultiman un megatratado comercial en una cumbre sin Trump

Bangkok, 1 nov (EFE).- Los mandatarios de los naciones de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y sus socios inician este sábado una reunión en Bangkok, marcada por las tensiones entre EEUU y China, y donde se ultima un megatratado de libre comercio que aunaría casi un tercio de la economía mundial.

El presidente de EEUU, Donald Trump, es la ausencia más destacada en la cita, a la que sí acude el primer ministro chino, Li Keqiang, el australiano, Scott Morrison, el japonés, Shinzo Abe, o el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, entre otros.

En su lugar, Trump envía una delegación comandada por el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el Asistente del Presidente en Temas de Seguridad Nacional, Robert O'Brien.

Hasta el momento, no hay programada una reunión bilateral entre los representantes de Washington y Pekín, aunque ambos coincidirán en el Foro de Asia Oriental, que tendrá lugar el lunes.

Trump y el presidente chino, Xi Jinping, tenían previsto reunirse a mediados de mes en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) para evidenciar una acercamiento en medio de las tensiones comerciales entre ambas naciones, que ha generado una incertidumbre económica global.

No obstante, Chile, país que este año regenta la presidencia rotatoria de la APEC, anunció este miércoles la cancelación del Foro.

La ausencia de Trump, quien solo ha participado en una cumbre EEUU-ASEAN desde su llegada al cargo en enero de 2017 y nunca ha atendido al Foro de Asia Oriental, deja vía libre a China para extender su influencia en la región.

El plato fuerte de la cumbre de Bangkok, cuyas reuniones técnicas comenzaron este jueves, es la tercera ronda de líderes de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), donde se podrían concluir las negociaciones para la firma de un megatratado de libre comercio que aunaría casi un tercio de la economía mundial.

China es el principal impulsor del RCEP, que también incluye a Australia, Corea del Sur, Japón, India, Nueva Zelanda y los diez miembros de la ASEAN -formada por Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam-.

El RCEP, cuyas negociaciones se iniciaron de manera formal en la ASEAN de 2012 celebrada en Camboya, engloba una población de 3.400 millones de personas -el 47 % de la población mundial- y un Producto Interior Bruto de 22,6 billones de dólares (20,6 billones de euros) - o el 32,2 % del PIB mundial-.

Además de aglutinar el 29 % del actual comercio mundial y el 32,5 % de la inversión mundial.

Entre los socios, el gobierno de Nueva Delhi es el más dubitativo ante los posible efectos adversos que podría suponer el RCEP a su industria local.

El conflicto soberanista en el Mar de China Meridional, donde choca la reclamación territorial de Pekín con los intereses de cuatro miembros de la ASEAN y Taiwán -quien no acude a la cita-, es otro de los temas recurrentes en la cumbre del bloque del Sudeste Asiático.

En julio, también en Bangkok y con motivo de la cumbre de ministros de Asuntos Exteriores de ASEAN y sus socios, tuvo lugar la primera lectura del borrador sobre el Código de Conducta que evite una escalada de conflicto en la zona marítima en disputa, una de las principales rutas para el comercio marítimo y rica en recursos naturales.

En materia de derechos humanos se espera que el grupo aborde el proceso de repatriación a Birmania de los rohinyá, una etnia no reconocida por Naipyidó y que desde agosto de 2017 inició un éxodo masivo a la vecina Bangladés a raíz de un operativo orquestado por el ejército birmano y calificado por investigadores de la ONU de "limpieza étnica".

Desde entonces, mas de 700.000 rohinyás permanecen en los extensos campos de refugiados ubicados en la frontera bangladesí. Noel Caballero

USA News