980x200

El asesinato de Khashoggi es un motivo para seguir su lucha, según sus amigos

KHASHOGGI ANIVERSARIO TURQUÍA | 02 de octubre de 2019

Estambul, 2 oct (EFE).- "Lo que Jamal Khashoggi no consiguió en vida, lo ha conseguido después de morir". Así resumió su prometida, la estudiante turca Hatice Cengiz, la sensación de ver reunidos en un escenario en Estambul a activistas de derechos humanos, políticos y hasta el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos.

Una docena de amigos acompañaba a Cengiz en el escenario erigido a apenas 20 metros del consulado saudí de Estambul, donde Khashoggi fue asesinado hace exactamente 12 meses, tras acudir a la legación para recoger unos documentos que necesitaba para volver a casarse.

Cengiz relató cómo esperó en la puerta del consulado al hombre que describió como el amor de su vida, hasta que decidió alertar a sus amigos.

Pero era tarde: a Khashoggi "lo mataron tras apenas 10 minutos; no tenían intención de interrogarlo ni de secuestrarlo; vinieron para matarlo", declaró el exdiputado turco Yasin Aktay. "Y lo mataron porque tenían miedo a sus ideas", agregó.

Khashoggi había mantenido durante décadas excelentes relaciones con la monarquía saudí, hasta el punto de ser considerado la "cara amable" del régimen, pero esto había empezado a cambiar, recordó el activista de derechos humanos Mohamed Soltán desde el podio.

"Yo era escéptico: él había trabajado para el tipo de gente que me encarcelaban a mí", dijo Soltán, antes de relatar una conversación telefónica entre Saud al Qahtani, entonces asesor cercano al príncipe saudí Mohamed Bin Salmán, y Khashoggi.

"Vi cómo le temblaban las manos cuando Saud le dijo que seguían de cerca su trabajo y que les gustaban sus tuits sobre las reformas. Y como le temblaban aún más cuando Khashoggi respondió que iba a seguir haciendo críticas constructivas si encarcelaban a escritores. Ahí supe que era un hombre honrado", dijo Soltán.

De hecho, las columnas de Khashoggi en el diario "The Washington Post" nunca habían sido especialmente radicales; abogaba por reformas moderadas que alinearan la monarquía saudí con las normas internacionales de libertad de expresión. Pero fue suficiente para que alguien pronunciara su condena a muerte.

Aunque se desconoce hasta hoy el paradero de los restos mortales de Khashoggi, Arabia Saudí ha admitido que fue asesinado en el consulado, y el Gobierno turco ha confirmado que su cuerpo fue descuartizado después para hacerlo desaparecer.

"Nadie salvo el (grupo yihadista) Estado Islámico (EI) podría haber cometido un asesinato así, y solo Arabia Saudí puede hacer algo como el EI. Quienes lo mataron no fueron unos canallas individuales, fue un régimen canalla", denunció la yemení Tawakkul Karman, premio Nobel de la Paz.

"Arabia Saudí envió a sus sicarios a Estambul al igual que envía sus tropas al Yemen. Condenar a los asesinos de Jamal llevará a poner fin a la guerra en el Yemen", aseguró Karman.

"Jamal, tú querías que el mundo supiera de la guerra en el Yemen y hoy el mundo lo sabe", corroboró Nihad Awad, cofundador del Consejo de Relaciones Islámico-Americanas (CAIR), mientras que el político egipcio exiliado Ayman Nur aseguró que "buscar justicia no es pedir que se castigue a quienes cometieron el asesinato, y ni siquiera a Mohamed bin Salmán o Saud al Qahtani, sino continuar el rumbo de la libertad de Khashoggi".

"Arabia Saudí no debería poder ostentar la presidencia del G20 (que asumió en junio pasado) mientras no acepte la responsabilidad por el crimen y mantenga a más de 30 periodistas encarcelados", remachó el representante de Reporteros sin Fronteras, Erol Önderoglu.

Porque el juicio que se sigue actualmente en Arabia Saudí contra 11 de los 15 sicarios enviados a Estambul, "no cumple ni las reglas más básicas, es una farsa, mientras continúa la represión de activistas", denunció Andrew Gardner, representante de Amnistía Internacional.

"No pararemos hasta que se haga justicia. Ni siquiera un Estado tan poderoso como Arabia Saudí debería poder librarse de las consecuencias de un asesinato", declaró Agnès Callamard, relatora de la ONU para ejecuciones extrajudiciales.

La "buena noticia" la quiso dar Wadah Khanfar, exdirector de la cadena qatarí Al Jazeera: "Los mejores aliados de la revolución son los dictadores, porque son muy estúpidos. Y los del mundo árabe son extraestúpidos".

Fred Ryan, director del "Washington Post", recordó a Khashoggi como columnista del diario y advirtió de que "en todas partes del mundo hay dirigentes poderosos que quieren silenciar a la prensa, incluso en Estados Unidos", y para concluir la ceremonia, el dueño del mismo periódico, el multimillonario Jeff Bezos, abrazó a Hatice Cengiz ante las cámaras.

"Estoy aquí, rota, pero orgullosa. Quiero saber qué ocurrió con su cuerpo, quiero que se libere a sus amigos encarcelados", dijo la joven.

Acto seguido, los participantes se dirigieron a una parcela arbolada a una decena de metros de la puerta del consulado en cuyo umbral se vio por última vez con vida a Khashoggi, y desvelaron un sencillo bloque de mármol blanco con el nombre y las fechas de nacimiento y muerte del periodista.

Según la prensa turca, Arabia Saudí piensa trasladar su consulado a un barrio distinto, pero mientras dure el proceso el monolito recordará a quienes acuden a la legación que tratan con un Estado muy poco diplomático con los disidentes.

Ilya U. Topper

Contenido relacionado

Arabia Saudí vive en silencio el aniversario del asesinato de Khashoggi

El Cairo/Riad, 2 oct (EFE).- Un año después de la desaparición y asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en Estambul las autoridades de Arabia Saudí guardan hoy silencio sobre el caso, y solo algunos medios cercanos al régimen mencionan la marcha del proceso judicial contra los presuntos culpables, aunque organismos de derechos humanos critican la falta de transparencia del caso.

La agencia de noticias estatal saudí SPA, habitual portavoz del Gobierno del reino, no menciona hoy el caso Khashoggi y ningún representante del Gobierno ha hecho comentarios al respecto.

SPA sí se hace eco, sin embargo, de una información difundida por el periódico "Okaz", un medio próximo al Gobierno saudí, refiriéndose al caso judicial.

El rotativo afirma, citando a "fuentes fiables", que la Fiscalía "continúa interrogando a personas importantes, registrando todas sus declaraciones y buscando cualquier evidencia, y proporciona al tribunal" encargado del caso toda información relevante.

Asimismo, "Okaz" señala que el reino ha proporcionado a la alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, un informe detallado sobre el caso y que la Fiscalía ha actuado con una "alta transparencia" emitiendo comunicados y toda la información posible, siempre según las fuentes anónimas.

La Fiscalía no ha emitido ningún comunicado en los pasados meses, desde el anuncio del inicio del juicio en enero pasado contra once acusados por la muerte de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul. Cinco de los acusados, que no han sido identificados, se enfrentan a la pena de muerte.

Organizaciones de derechos humanos denunciaron hoy el "secretismo" que rodea el juicio de los once acusados, que dio comienzo el pasado enero sin que se hicieran públicas sus identidades.

El director de Defensa y Comunicación de la ONG Human Rights Watch (HRW) para Oriente Medio, Ahmed Benchemsi, alertó en declaraciones a Efe de que las autoridades saudíes han "obstruido" cualquier intento "serio y significativo" de que se haga justicia por el crimen.

"El juicio ha estado envuelto en secretismo, no sabemos prácticamente nada de él, se hace a puerta cerrada, la identidad de los procesados no es difundida, al menos una de las personas identificada como responsable del planeamiento no ha sido acusada", enumeró.

Según Benchemsi, el reino se ha negado a cooperar con la investigación encabezada por la relatora de la ONU para ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, quien en junio concluyó que Riad "debe ser visto como responsable" y apuntó a "evidencias creíbles" que vinculan el asesinato con el príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

"Si realmente asume la responsabilidad, tiene que revelar toda la información que tiene, tiene que ofrecer transparencia, revelar todo lo que sabe sobre el planeamiento, la ejecución y la repercusión del asesinato", consideró Benchemsi.

En esta línea, su organización alertó en un comunicado de que Riad no parece haber probado el papel potencial de altos cargos saudíes en el crimen y recordó que, de acuerdo con las leyes internacionales, un Estado es "responsable" de los actos de cualquier agente que actúe desde su capacidad oficial.

En Amnistía Internacional (AI), la investigadora de Arabia Saudí Dana Ahmed subrayó a Efe que las autoridades saudíes no han permitido a la prensa ni a ningún vigilante independiente asistir a las sesiones del juicio, con la excepción de algunos diplomáticos invitados a la primera vista.

"Para que sea posible cualquier rendición de cuentas, las autoridades tienen que ser más transparentes sobre los procedimientos de la investigación y el juicio de estos sospechosos y revelar (dónde están) los restos de Jamal Khashoggi a su familia", consideró.

En una nota difundida hoy, AI recordó que el asesinato del periodista es sólo un caso en medio de decenas de académicos, activistas y críticos encarcelados en Arabia Saudí por haber expresado sus ideas.

HRW, AI y Reporteros Sin Fronteras son algunas de las ONG que hoy participan junto a la relatora de la ONU para las ejecuciones arbitrarias y a la premio Nobel yemení Tawakkol Karman en un homenaje a Khashoggi frente al consulado en el que falleció en Estambul.

Cronología de los principales acontecimientos del caso Khashoggi

El Cairo, 2 oct (EFE).- El asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul (Turquía) provocó una oleada de reacciones ante las diferentes versiones que se dieron del suceso.

Estos son los sucesos más destacados en la cronología del caso Khashoggi.

- 2 OCTUBRE: El periodista y disidente saudí Jamal Khashoggi entra al consulado de Estambul, pero no sale y las autoridades turcas comienzan una investigación por su desaparición.

- 4 OCTUBRE: El Ministerio de Exteriores turco llama a consultas al embajador saudí en Ankara, Waleed al Hereji, que niega la desaparición del periodista.

La agencia estatal saudí SPA indica que el consulado saudí estaba colaborando para "esclarecer las circunstancias de la desaparición de Khashoggi después de que él dejara el edificio del consulado".

- 6 OCTUBRE: Las autoridades turcas filtran a los medios que las primeras conclusiones de la Policía turca indican que Khashoggi "fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul".

- 16 OCTUBRE: Las investigadores turcos entran a la residencia del cónsul general saudí en Estambul.

- 19 OCTUBRE: El fiscal general saudí, Saud al Moyeb, admite que Khashoggi murió en el consulado durante "una pelea" y ordena el arresto preventivo de 18 sospechosos.

Son destituidos el subdirector de los servicios secretos del reino, Ahmad Asiry, y el miembro del Consejo Real Saud Qahtany, sin que se conozca su posible vinculación con el caso. El primero sería acusado posteriormente de organizar la operación que tenía como objetivo "devolver" a Khashoggi a Arabia Saudí.

- 23 OCTUBRE: El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, confirma que los detenidos en Arabia Saudí son los integrantes del equipo enviado a Estambul para asesinar a Khashoggi.

- 2 NOVIEMBRE: Erdogan asegura que la orden de matar a Khashoggi "vino de los más altos niveles" en Arabia Saudí, pero exculpa al rey Salman bin Abdelaziz.

- 15 NOVIEMBRE: El fiscal saudí pide la pena de muerte para cinco personas de un total de once acusados en el caso del asesinato del periodista. Sus identidades no son reveladas y Riad se niega a que sean extraditadas a Turquía.

Ese mismo día, Estados Unidos sanciona a 17 saudíes, incluido uno de los exasesores más cercanos al príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman, que cada vez más voces apuntan como el cerebro del crimen.

- 13 DICIEMBRE: El Senado estadounidense aprueba una resolución en la que señala al príncipe heredero como "responsable" del asesinato de Khashoggi.

- 3 ENERO: Comienza el juicio en Riad contra once acusados por el caso Khashoggi, según la agencia SPA.

- 19 ABRIL: Las fuerzas de seguridad turcas detienen a dos supuestos espías de Emiratos Árabes Unidos (EAU) por vínculos con el asesinato de Khashoggi. Uno de ellos se quita la vida en una prisión de Estambul a finales de abril.

- 19 JUNIO: La relatora de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, apunta a la responsabilidad de Mohamed bin Salman en el asesinato de Khashoggi, "resultado de un plan elaborado" y "premeditado".

- 26 SEPTIEMBRE: El príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, dice que se siente responsable porque el asesinato de Khashoggi ocurrió bajo su "mandato", pero asegura que no tenía conocimiento, en una declaración al Sistema de Medios Públicos estadounidense (PBS).

USA News